Anuncio

Como cuidar la piel seca



Consejos para tratar la piel seca


belleza piel seca
Ya en varios artículos anteriores nos hemos referido a los diversos cuidados que debemos procurar a nuestra piel.  Hemos tratado la piel normal, pero principalmente la con tendencia grasa.  Al respecto, nos hemos explayado en diferentes rituales, algunos cosméticos y otros de corte casero, los cuales están al alcance de cualquier mujer.
Sin embargo hoy, abordaremos otro tipo de piel, que aunque su tratamiento parece ser sencillo, lo cierto que no lo es tanto, y sus complicaciones -las arrugas- pueden llegar a ser verdaderamente difíciles de combatir.  Hablamos de la piel seca.

Como saber si tengo piel seca
La piel seca, es un tipo de cutis muy particular, cuyos signos son fáciles de detectar.  Corresponde a un tejido en apariencia opaco, de sequedad principalmente en áreas cercanas a los ojos, la boca y la frente.  La deshidratación queda en evidencia en zonas de la piel que resultan ser blandas al tacto y, en algunos casos, también parecen flácidos a la vista.
La principal complicación de la piel seca son las arrugas.  Y es que no puede ser de otra forma.  La falta de agua y la poca consistencia de colágeno, hacen que la aparición de arrugas sea a temprana edad, comenzando primero por simples líneas de expresión para llegar a arrugas muy marcadas, en algunos casos verdaderos surcos.

piel seca

Confirmado: Tengo la piel seca, qué puedo hacer
Ya tenemos un diagnóstico de piel.  Ahora sólo nos resta comenzar a tratarlo.
El primer consejo es comenzar a hidratar nuestra piel por dentro.  Para ello lo mejor es la ingesta diaria de 2 litros de agua.  Aquí no debemos considerar los líquidos de los alimentos, sino, dos litros u 8 vasos de agua aproximada además de los alimentos. 
También se recomienda una alimentación sana y balanceada, con un importante consumo de frutas y verduras.  Es preciso privilegiar la ingesta de minerales, vitaminas A, B, C y E, y ácidos grasos omega 3 y 6.  ¿Dónde encontramos estos nutrientes? Muy simple, en los alimentos de colores naranjas y rojos (zanahorias, pimientos, naranjas, calabazas), en los pescados y mariscos y también en la avena.
Ahora, vámonos al exterior. También es importante la hidratación de nuestra piel por fuera. 
Usa lociones y cremas hidratantes, sin embargo no abuses de ellas.  Ten presente que la aplicación de estos productos está indicada para mantener la humedad en la piel, no así para aportar una hidratación mayor.  Privilegia las de base natural y orgánica.
Ahora bien, otros tips que también resultan ser de gran utilidad son los siguientes:
-         No permanezcas más de 10 minutos bajo la ducha, particularmente bajo el agua caliente.
-         Seca tu piel sólo con suaves golpecitos.
-         Evita jabones agresivos o exfoliantes.
-         No fumes y no bebas, tu piel te lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario